Singularidad majestuosa en la ruta de los Puentes de Ucieda

La Ruta de los Puentes de Ucieda, circular y de 17 kilómetros de recorrido, es ideal para encandilarse con la majestuosidad de la naturaleza cántabra.

Una de las sendas más conocidas de la geografía regional, está especialmente pensada para deleite de los sentidos en una zona, la del Saja, que hace las delicias de cántabros y visitantes.

No es para hacer con niños

No es una ruta complicada. Pero no es para hacer con niños como sí es posible en la Ruta de la Cascada del Asón o en la Senda Costera de Santander.

Sin embargo, es ideal para aquellos que se están iniciando en el mundo del senderismo.

Es una ruta bastante sombría y húmeda

Con poco más de 300 metros de altitud, este PR S111 parte desde la propia campa de Ucieda.

La campa de Ucieda, además de inicio de esta ruta, es genial para disfrutar del aire libre con los más pequeños.

Tramos con mucho barro

Además discurre siempre por pistas y senderos señalizados aunque es necesario ir con calzado adecuado pues es la Ruta de los Puentes de Ucieda es bastante sombría y con barro en muchos de sus tramos.

Las vistas en algunos puntos son impresionantes

La ruta del Monte Río de los Vados o Sendero de Rozas, como también se conoce a la ruta de los Puentes de Ucieda, comienza desde la llamada casa del monte situada en la campa del parque.

Bien señalizada

Siguiendo la pista, rápidamente se encuentran los carteles que señalizan este paseo circular que se tarda entre tres y cinco horas en realizar.

No tiene pérdida.

La vegetación está presente en distintos puntos del recorrido

Tras pasar una cabaña se coge el sendero de la izquierda y ya uno comienza a adentrarse en el bosque, donde cada paso es un continuo cambio de orientación de ladera, con distintas subidas y bajadas envueltas en un paisaje que resulta sencillamente espectacular.

En la zona de Bujilices, hacia la mitad del recorrido, el sendero coincide con la Ruta de los Árboles Singulares donde es inevitable fijarse en la sencilla complejidad de algunos de sus ejemplares.

Los 10.000 del Soplao antes discurrían por aquí

Eso sí, como decíamos antes conviene asegurarse de que no ha llovido en exceso los días previos a nuestra visita. 

Los arroyos sobre los que están los puentes se convierten en ocasiones en barrizales difíciles de sortear.

Los puentes son también una constante, de ahí el nombre con el que se conoce a la ruta

Inevitable, incluso, darse algún culazo en esas zonas húmedas donde nadie se libra de un buen resbalón.

Aquí y aquí puedes encontrar más información 

¿Te ha gustado? Compártelo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies